Recuperar la salud

5 patrones que deberás adquirir si realmente quieres recuperar tu salud

Recuperar la salud en

Recuperar la salud o mantenerse es estado óptimo es un intenso proceso de aprendizaje con altibajos, que no todo el mundo esta dispuesto a soportar. Tras mas de 15 años dedicándome al mundo de la salud, y habiendo tenido una amplia experiencia de vida en el cuidado ella, te iré desvelando poco a poco aquellos aprendizajes que yo mismo he ido descubriendo poco a poco.

1-Solo tienes una prioridad: recuperar la salud.

Si estas leyendo esto, una de dos, o bien no pasas por tu mejor estado de salud, o conoces a alguien cercano que necesita ayuda para mejorar la suya.

Pese a que todos sabemos que es lo que debemos de hacer (salvo matices) para recuperar y/o mantener nuestro estado de salud en óptimas condiciones, siempre encontramos aquella excusa que hace que nuestro estado se cronifique. Eliminar todo tipo de excusas, y poner nuestra salud y a nosotros mismos en primer lugar, será el primer paso. El trabajo ya no será lo principal, nuestra pareja ya no será lo principal, tener nuestra casa ordenada ya no será nuestra mayor prioridad, o darles absolutamente toda la atención que nos demanden nuestros hijos, tampoco será una prioridad.

Se terminaron las excusas, al menos de forma temporal. Si estamos en el lugar que estamos es porque a menos que nuestra perdida de salud haya venido por un accidente, no hemos sabido sobrellevar bien nuestra escala de prioridades, y hemos dejado que otros quehaceres pasaran delante de nosotros, y de nuestra salud.

A medida que empieces a recuperar tu estado de salud y tu nivel de energía, te darás cuenta que no es necesario convertirse en una persona egoista para mantener la salud, sino todo lo contrario. Pero mientras ese estado de salud se recupera, aprovecha ese egoismo temporal para recolocar tu escala de prioridades, para si no volver a caer en la trampa.

2-Pide ayuda

El ego se cree “superpoderoso” y “sabelotodo”, y aún así mira en que estado te encuentras. Llevas mucho tiempo intentando solucionar tus problemas de salud por tu cuenta. Buscas información en internet, preguntas en foros, preguntas al vecina, o aplicas el remedio de tu abuela. Pero nada de eso funcionó. Puede que las personas que te den consejos lo hagan con la mejor de las intenciones, o que la información que encuentres en internet sea absolutamente veraz , pero no te has percatado de un pequeño detalle: te falta experiencia.

Aceptar el hecho de que no tienes experiencia en solucionar ese problema de salud, y buscar a un profesional de la salud que te apoye en ese proceso, supone esa vuelta a la humildad necesaria para que el proceso de cambio se abra. A partir de entonces, y solo a partir de entonces, es posible empezar a introducir cambios en tu dia a dia, que te lleven de una forma firme y constante a recuperar tu salud.

3-Abandona el perfeccionismo

El estado de salud es individual para cada ser humano. No es justo que compares tu estado de salud con alguien cuyo estado de salud es óptimo, pero no ha pasado por las dificultades que tu si has pasado.

Caemos constantemente en el error de que “ser como fulanito” o que “mi estado físico sea uno concreto”. Las cosas no funcionan así. Paso uno: mira donde estas. Valora que estado de salud tienes ahora mismo, y a partir de ahí ponte metas razonables y asequibles. Abandonar la idea de salud perfecta que tenemos en nuestra mente, hará que la frustración pase por nuestro lado, pero no nos apeguemos a ella. Coteja tu idea con varios profesionales de la salud, y ve poco a poco. Lo grandes logros jamás vinieron de esfuerzos cortos e intensos, sino de largos periodos llenos de constancia y altibajos.

4-Solo hay un camino: aprendo-aplico-error o aprendo-aplico-acierto.

Y esto si que es una putada. Jamás he conocido a nadie que le gustase perder, pero si además esa perdida repercute negativamente en su salud, aún menos.

A un Sabio en su lecho de muerte le preguntaron: “¿Cómo resumiría su vida?” a lo que éste respondió “error, error, tras error, tras otro error, y mas errores”.

Nadie en la faz de la tierra nació con el aprendizaje hecho, sino que más bien diría que a eso es a lo que venimos, a aprender. Y de eso se trata en parte el proceso de recuperación de la salud, aprender primero para aplicar después. El problema es que el cuerpo humano tiene tantísimas variables, que no podemos predecirlas todas, y es cuando se cae en el error. Un error que bien enfocado no es un error, sino un aprendizaje más.

5-El único que conoce tu cuerpo eres tu.

Este es un aprendizaje muy básico y que la mayoría de la gente obvia. Incluso se creen que los profesionales de la salud sabemos más. Jamás.

Un profesional de la salud, sabe y entiende precisamente de eso, de salud. Pero tu eres el que debería de conocer a la perfección tu cuerpo y como puede responder. Ser coherente, humilde en cuanto a los conociemientos que tienes te otorga el poder de no dejar en manos de nadie tu salud, sino más bien buscar en los profesionales de la salud un “consejero” que te ayude en ese proceso de recuperarla.

No es fácil encontrar ese punto de equilibrio entre hacer lo que tu crees o hacer lo que te aconseja el médico o el fisioterapeuta, pero con un poco de práctica y constancia llegarás a ver que es lo que tienes que hacer en cada momento.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

0

No hay productos en el carrito.

Enter your search & hit enter