Inmunonutrición

EL ORIGEN DE LA ENFERMEDAD: LA MEDICINA EVOLUTIVA

Inmunonutrición en

Aceptar la fragilidad humana, hace que puedas vivir en el presente, aceptando lo que realmente somos: una maravillosa mezcla de aciertos evolutivos, algunos de ellos obsoletos y fuera de contexto, a merced de un entorno plagado de peligros, viviendo con permiso de una superespecie que son los “bichitos”.

Que la enfermedad no es deseada, es algo obvio. Que la enfermedad no es un proceso agradable, también lo sabemos. Éste articulo va a tratar de que empieces a ver la enfermedad de un modo distinto a cómo lo habías visto hasta ahora. El concepto que se tiene de enfermedad siempre ha estado rodeado de connotaciones negativas. El mismo proceso de enfermedad puede conllevar una parada en nuestro ritmo de vida, una reestructuración de nuestras expectativas, una reorganización familiar, o incluso un punto y aparte en nuestras vidas. Pero aparte del sentido social, familiar y/o personal de la enfermedad, existe un sentido mucho más profundo y que es mucho más difícil de observar. La finalidad de este texto es que entiendas que por mucho que en ocasiones lo deseemos, nuestro nivel de salud no llega a ser el deseado, y así aprendamos a dejar de demonizar la enfermedad y los enfermos, y entendamos el proceso tal cual és. Por mucho que no puedas tolerarla en ti o en tu entorno, la enfermedad forma parte de la vida, y además tiene un papel muy importante en la evolución y en la robustez como especie.

La enfermedad ha sido interpretada desde muy diversos puntos de vista: desde un castigo divino, a un error de la naturaleza, o un defecto. Nada más lejos de ello. La enfermedad es algo natural, y hay que aceptarlo como es. Es obvio que aceptarlo como es, no quiere decir que no debas luchar por recuperar tu salud, o el mejor estado de salud posible, sino que lo hagas desde la aceptación. Cuando me refiero a que es algo natural, me estoy refiriendo a que forma parte de la naturaleza. Y la naturaleza, ni castiga, ni comete errores. Una enfermedad jamás fue un error, sino todo lo contrario. Una enfermedad, desde un punto de vista más profundo,  se presenta para que paremos, reflexionemos, y aprendamos a observar las cosas tal cual son, sin filtro. El problema aparece cuando no aceptamos a la enfermedad como es y por lo que es, pues al negarle éste sentido, estamos bloqueando también encontrar el aprendizaje que nos llevará a ver la enfermedad en su esencia mas pura. Y es mucho el dolor y el sufrimiento que se generan a partir de no poder contemplarla tal cual es.

Los bichos: una especie superior

Sé que puedo estar rompiéndote algunos esquemas mentales con todo esto que te acabo de decir, y por lo que te diré, pero es que es así de simple. Por duro que te pueda parecer, la especie humana es la que más ha crecido en el planeta, pero no es la que domina.

Creo que mejor te voy a poner un ejemplo para que lo veas gráficamente. Al año en el mundo muere mucha gente debido a las infecciones, tanto por virus, bacterias, hongos, parásitos, y demás “bichitos”. Nuestro sistema inmunitario en ocasiones no tiene herramientas eficaces para combatir a muchos de éstos bichos. Y es que, a lo largo de la historia de la evolución éstos bichos han dado origen a grandes pandemias mundiales que originaron verdaderos “cuellos de botella” en los que sobrevivieron tan solo unos pocos de nuestra especie. Pese a que las herramientas médicas (vacunas, antibióticos…) y no médicas (higiene, modo de vida, costumbres…) han ido evolucionando, y que han hecho que incrementemos nuestra esperanza de vida, seguimos siendo vulnerables a esos seres diminutos.

 Salir de nuestro egocentrismo, y observár a estos bichitos como seres superiores en la escala filogénica y evolutiva, hace que nuestra perspectiva cambie.

 Y es que no existe nada mas aterrador para el ser humano que pensar en propia aniquiliación y final. A la mente humana le cuesta horrores pensar que no tiene la supervivencia propia y de la especie bajo control, y que existen unos “seres superiores” en la escala filogénica, que cuando ellos lo deseen pueden acabar con nosotros. Ejemplo de este terror a la aniquilación por otras especies son el montón de películas relacionadas con especies alienigenas invasoras que llegan a exterminarnos.¿Como te sientes cuando ves una de estas películas y por un momento imaginas que puede ser realidad? Y a hora mejor aún ¿Y si esa especie invasora y superior no es alienigena, sino que vive con nosotros, y “nos permite” vivir con ella?

Sé que ésta idea puede parecerte muy extrema, pero sólo tienes que tomarte un café con un parasitólogo o epidemiólogo para darte cuenta que es así. Y es que no solo son superiores a nosotros en poder, sino en aprendizaje. Contienen una naturaleza tan inteligente que son capaces de generar resistencias y sobrevivir a antibióticos que previamente los mataban en tan solo unas generaciones (pocos días).

Existen numerosas enfermedades relacionadas con bichitos, como puede ser el Alzheimer, las enfermedades autoinmunes, la hepatitis B, o ciertos tipos de cáncer.

En el caso de las infecciones, aprender a ver al “agresor” como un organismo superior, del que a veces no podemos defendernos, es ver las cosas tal cual son. E insisto en el mensaje que he dicho anteriormente: el hecho de aceptar que sean superiores a nosotros no quiere decir que no debamos estudiar, desarrollar, y aplicar medidas efectivas para hacernos con ellos.

Las dos caras de la evolución: ventaja y desventaja evolutivas

 La naturaleza en su sabiduría, contiene infinidad de mecanismos entendidos como “enfermedad negativa” y que son lo que son. Darwin ya dijo en su Teoría de la evolución, que no sobrevivían los mas fuertes, sino las especies mejor adaptadas a su entorno. El problema de ésta evolución es que funciona por el mecanismo de “ensayo-error”. Y cuando digo a error, no me refiero a error como tal , sino que a luz de la evolución, la nueva adaptación no consigue que la supervivencia de la especie ni de la descendencia de ésta mejore. Pero es que además existe otro factor: un entorno cambiante. La evolución de las especies no se mide en años, sino en millones de años. Durante todo ese tiempo, un determinado territorio puede sufrir un montón de cambios y generar cambios adaptativos en las especies para sobrevivir, que en ocasiones funciona a velocidad mucho más lenta qué dichos cambios.

Pero retomando la esencia de la Teoría de la evolución, el “ensayo-error” lleva a que adaptaciones muy positivas para un entorno, conlleven una desventaja para otros, o incluso que sean en parte incompletas y no tengan en cuenta absolutamente todos los factores de dicho entorno. Llegados a éste punto, te lo muestro en un ejemplo.

 Los caballos albinos, son aquellos que han perdido la capacidad de generar melanina en su piel, y por tanto con el paso del tiempo se “decoloran” hasta quedar totalmente blancos. Este patrón, entendido como enfermedad genera una desventajas: mayor predisposición para sufrir melanoma cutáneo (un tipo de cáncer de piel), y mayor facilidad para ser visto por los grandes depredadores. Esto que podría ser únicamente interpretado de forma negativa como una desventaja, tiene otra cara no tan negativa: su color de piel hace que al pegar la luz sobre ellos, no se polarice, y sean menos detectables al sentido de la vista para los tábanos, con lo cual evitan sus picaduras, y el posible contagio de enfermedades infecciosas y parasitarias transmitidas por estos dípteros. Además, al recibir menos picaduras, su nivel de estrés es menor, con lo que comen mejor, digieren mas tranquilamente, y la hembras segregan mas leche para sus potros.

¿Qué te parece este nuevo punto de vista de la evolución de las especies?¿te ha cambiado en algo tu percepción de la enfermedad el ejemplo del caballo?¿empiezas a darte cuenta que hay 2 lecturas acerca de la enfermedad a la vista de la evolución?¿ves como la naturaleza no comete errores?¿que tal si lo trasladamos a un ejemplo en humanos?

Los humanos tenemos una sangre “muy gruesa”, y eso con el paso del tiempo supone un aumento del riesgo de padecer infarto, pues el esfuerzo que tiene que hacer el corazón para bombearla es muy elevado. Esto, en la época del paleolítico o antes, suponía una ventaja puesto que si sufríamos una herida, la perdida de sangre era menor al ser esta más espesa. Con los últimos avances sociales, industriales y económicos, la esperanza de vida se ha multiplicado por 3 en los últimos 150 años, y aquello que en su momento supuso una ventaja, ahora no lo és, pues al envejecer más, nuestro corazón se cansa de bombear por la densidad sanguínea (entre otros factores), y esto lleva a la enfermedad.

¿entiendes que lo que en un determinado entorno y/o momento evolutivo, supuso una ventaja, en otro entorno o contexto evolutivo puede suponer una desventaja?¿ves las dos caras de la moneda?¿puedes ver que la enfermedad proviene de una adaptación evolutiva fuera de su entorno?

Pues esa era mi finalidad con éste articulo. La enfermedad surge de una adaptación positiva que adoptamos en un momento determinado como especie humana, y tu como individuo en particular, pero que fuera de contexto y/o de momento evolutivo, se desvirtúa hasta llegar a convertirse en una desventaja. Sé que esto te puede hacer chirriar las neuronas, sobretodo si estas pasando por un proceso patológico, y no eres capaz de aceptarlo. Debes de entender que no es fácil ni para ti ni para nadie aceptar según que cosas, y precisamente los procesos de enfermedad (y cuando más graves, peor)  son de los mas difíciles de asimilar, sobretodo, si has sido una persona que has gozado de una salud envidiable, y ahora la vida te ha dado un revés. Cuando las enfermedades aparecen de forma tan repentina es si cabe mas difícil aun de darle la vuelta a la tortilla y ver el lado positivo. Pero lo tiene. Empezar a ver las enfermedades no como un error, sino como un intento de la naturaleza de hacernos más adaptables y adaptados al entorno, puede ser un primer paso para “desnegativizar” los procesos patológicos, y salir del dolor y el sufrimiento.

Aceptar la adversidad: el camino del guerrero

Aceptar que no somos “los reyes” del planeta, y que la naturaleza posee una sabiduría infinita, que en ocasiones es difícil de ver a ojos simples, hará que tu concepto de enfermedad cambie por completo. Si la mente humana tiene una dificultad, esa es la de aceptar a la adversidad como compañera, puesto que uno de los mecanismos de supervivencia más eficaces del ser humano es el “control” que ejerce sobre el entorno para poder hacerlo más “adaptado” a sus necesidades. Y justamente es esa dificultad de “soltar el control”, la que hace que nos aferremos a ciertas ideas que sostienen el espejismo de que somos “indestructibles».

Aceptar la fragilidad humana, hace que puedas vivir en el presente, aceptando lo que realmente somos: una maravillosa mezcla de aciertos evolutivos, algunos de ellos obsoletos, a merced de un entorno plagado de peligros, viviendo con permiso de una superespecie que son los “bichitos”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

0

No hay productos en el carrito.

Enter your search & hit enter