Blog thumbnail

¿Qué es el Baby Led Weaning?

Blog thumbnail en

¿Y qué les dais a los niños para comer? Si me dieran un euro por cada vez que nos hacen esa pregunta, seríamos millonarios. Y sí, gustosamente respondemos a los que nos preguntan y hoy lo vamos a contar aquí.

Pero, ¿quién soy yo? Empecemos por el principio. Me llamo Pablo y estoy casado con Eva. Tenemos 3 niños en casa, Sergi con 13 años, Emma de 7 y un bebé de 14 meses llamado Jaume. Hace unos 4 años, debido a algunos problemas de salud, decidimos cambiar nuestra alimentación. Para que lo entienda todo el mundo, digamos que empezamos a comer según la dieta Paleo, aunque el concepto de dieta evolutiva nos gusta mucho más.

Los problemas de salud desaparecieron y como recompensa nos invadió una ola de energía y vitalidad como nunca la habíamos tenido antes. Y en eso, llegó Jaume.

Con los mayores habíamos seguido las recomendaciones típicas: a los 4 meses introducir las papillas; primero unas, después otras. El pescado azul al año, primero la yema del huevo y más adelante la clara, etc. Pero con Jaume quisimos hacerlo diferente y para ello estuvimos investigando hasta que dimos con el concepto de Baby Led Weaning.

Jaume zampándose su tortilla de aguacates

¿Qué es el Baby Led Weaning?

El Baby Led Weaning o, para abreviar, el BLW, es un método con el que dar la alimentación complementaria a un bebé respetando su ritmo y dejándonos guiar por lo que quiere el propio bebé. Esa es la razón por la que también se le llama alimentación autoguiada por el bebé.

¿Qué cómo se hace? Se le ofrecen al niño alimentos cortados de manera que pueda cogerlos con sus propias manos y no supongan un peligro de asfixia y se deja hacer al niño. Por ejemplo, se le pueden dar ramitas de brócoli, tiras de boniato al vapor, tiras de zanahoria también al vapor, carne triturada en forma de hamburguesa y cortada a tiras, etc. Obviamente evitaremos los frutos secos, las frutas redondeadas y pequeñas como la cereza o la uva y lo que el propio sentido común nos indique. Si alguien está interesado en este tipo de alimentación, existen muchos libros sobre el tema siendo “El niño ya come solo” de Gill Rapley y Tracey Murkett el libro más conocido y el que nosotros hemos tenido de cabecera.

Mucha gente ha oído hablar e incluso sabe mucho sobre el Baby Led Weaning pero no se atreven a incorporarlo. Para todas esas personas queremos contar nuestra experiencia.

Nuestra experiencia con el BLW

Antes de nada hay que tener en cuenta que el BLW es un método de dar los alimentos a los niños, es decir, no importa lo que les des, importa cómo se lo das. Nosotros, por nuestro tipo de alimentación no hemos dado a Jaume ni pan, pastas, ni ningún cereal excepto algo de arroz. Cada familia es libre de dar lo que quiera aunque nosotros desde aquí instamos a que den comida real, nada de procesados ni harinas. ¿Por qué razón? Porque el niño reconocerá la textura, olor y sabor real de cada alimento sin estar camuflados de ninguna manera. Hay que tener en cuenta que con el BLW no sólo estamos alimentando, el niño toca, huele, practica la movilidad de los dedos, la conexión entre boca y mano, etc. Aparte de ser mucho más sano y para lo que realmente estamos adaptados.

Bueno, a lo que íbamos. Lo primero que queremos decir y que no aparece en casi ningún libro sobre el tema es que hay que estar preparado para las caras del niño. Sí, realmente puedes llegar a asustarte. Hasta ese momento lo único que ha entrado en su boca y ha pasado por su garganta es líquido y para él es algo muy novedoso el hecho de tener un sólido en su boca.

Se pasa mal, hemos de reconocerlo. Al principio va a tener arcadas, se le van a inundar los ojos de lágrimas por la náusea y tal vez tosa. Es normal, debes de mantener la calma. Los bebés tienen el reflejo de la arcada mucho más adelante en la boca que nosotros.Es decir, si a nosotros nos tiene que tocar algo la campanilla para provocar la arcada, a ellos con que pase de la mitad de la lengua ya lo tienen. Para ellos es un sistema de protección. Para tu tranquilidad puedes aprender la Maniobra de Heimlich o incluso hacer algún curso de primeros auxilios pero ya te decimos que el riesgo de que pase algo realmente grave es muy bajo.

Lo dicho, se pasa mal así que mantén tus nervios a raya porque el niño debe de ver el momento de la comida como algo divertido y apasionante. A nadie le gusta que le estén observando fijamente mientras come y los bebés no son una excepción. Vigílalo, claro, pero no lo incomodes con tu mirada.

Es bueno que introduzcas un alimento nuevo cada vez así podrás detectar las posibles alergias. Yo soy alérgico a diferentes alimentos, aunque he de decir que al cambiar mi alimentación estas alergias han mejorado muchísimo e incluso, en algunos casos, han desaparecido por completo. Por ejemplo, yo he sido alérgico a algunas crucíferas como la col, repollo o coliflor, por lo que hemos tenido cuidado al introducírselas. Siempre hemos procurado que fuera a medio día o en el desayuno para tener todo el día por delante por si tenía alguna reacción. Por si alguien tiene curiosidad, he de decir que no, no ha tenido ninguna reacción alérgica.

Utensilios y demás

Otra de las dudas que la gente nos suele preguntar es sobre si usamos platos especiales o algún otro utensilio. Primero, este no es el método más limpio del mundo, más bien al contrario, muy al contrario. Es recomendable que si la trona o sillita de tu bebé está acolchada y te estimas mucho su estampado que lo quites o al menos, lo cubras bien. Existen unos faldones que cubren al niño, a su silla y parte del suelo pero nosotros no lo hemos usado.

Es muy conveniente, y esto sí que lo hemos usado, que el niño lleve una babero integral de un material lavable. Son como camisas que se abrochan por detrás y cubren todo el cuerpo del niño.

En cuanto a platos, nosotros empezamos con un plato de silicona con ventosa para que se pegara a la mesa. Este plato está compartimentado para que le des los alimentos separados y el bebé lo vaya cogiendo según le parezca. A decir verdad, en un principio lo usamos pero los niños aprenden por imitación y están obsesionados en hacer lo mismo que nosotros, por lo que hoy en día Jaume usa un plato normal ya que el otro lo rechaza. Obviamente tenemos cuidado ya que en un descuido ya nos rompió un plato.

Con el vaso pasó lo mismo. Le compramos un vaso con una silicona que filtra el agua si el niño sorbe pero que protege de caídas. Este vaso aun lo usa pero prefiere beber en un vaso de cristal como el que usamos el resto de la familia.

Flexibilidad

Hoy Jaume ya tiene 14 meses y ya come guisos, por lo que es obvio que tenemos que ser flexibles y darle comida con la cuchara. También hay ciertas cosas que siempre le hemos dado con cuchara como la manzana asada, la calabaza y similar. Su textura blanda y pegajosa no permite que el niño lo agarre bien con su manita.

Cuando nos invitan a comer a casa de la tía, las abuelas, etc. procuramos no llevar caldos o guisos de cuchara. En el caso de así hacerlo, se lo damos todo con cuchara porque no es lo mismo ensuciar tu casa que la de tu suegra…

Hoy en día le encanta que le llenemos la cuchara y cogerla él con sus manitas y metérsela en la boca. Le compramos unas cucharitas especiales para ello pero nunca las ha usado. Prefiere usar las normales y hacer lo mismo que nosotros.

Conclusión

Cuando dijimos cómo íbamos a alimentar a Jaume la familia, amigos y conocidos nos dijeron que estábamos locos y que no hiciéramos experimentos. Que se iba a ahogar, que no iba a salir bien, etc.

Hoy esos mismos que nos criticaron se maravillan de ver cómo Jaume come de todo. No que come, si no que disfruta de la comida. Además, come sanísimo porque él tiende a coger primero las verduras y elige muy bien las proporciones de cada ingrediente de la cocina. Le encanta el pescado, los champiñones, el brócoli y se vuelve loco con la fruta. Esos que nos criticaron ahora presumen de lo bien que come Jaume.

¿Tuvimos que aguantar críticas? Sí. ¿Pasamos miedo? Sí. ¿Ha valido la pena? Rotundamente sí.

Y por último una curiosidad. Jaume sólo se atraganta con… ¡El agua!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

0

No hay productos en el carrito.

Enter your search & hit enter