Blog thumbnail

La carrera a pie (parte 1), por Jordi Pascual

Blog thumbnail en

El ser humano realiza saltos, carreras y lanzamientos, desde que apareció sobre la faz de la tierra. Estos tres elementos son las bases del Atletismo, el rey y padre de todos los deportes actuales.

Cuando caminamos desplazamos el cuerpo por el apoyo sucesivo y alternado de los pies en el suelo. En ningún momento se pierde contacto con éste. Si imprimimos más rapidez a los apoyos llegará un momento en que pasaremos a la carrera, perdiendo el contacto con el suelo porque entre dos apoyos introducimos una fase de vuelo o suspensión.

Correr es un gesto natural, instintivo, que forma parte del ser humano. Algunos corren por alcanzar la gloria deportiva, otros por participar en una competición y otros simplemente lo hacen por el beneficio físico y psíquico que éste les proporciona. En niños el factor más importante es el disfrute y la diversión con el propio deporte, siendo éste más un juego que una competición. No hay que tratar de quemar etapas antes de tiempo fomentando la competitividad en niños que llegarán “quemados» y hastiados de la competición y el entrenamiento, sino que hay que motivarles y entusiasmarles para que a su debido tiempo estén compitiendo a niveles más altos si es eso lo que desean, no podemos olvidar que no sólo formamos futuros competidores de elite, sino seres humanos en su totalidad que tal vez sólo desean hacer deporte por disfrutar de una vida sana y completa.

La simplicidad de la técnica de carrera y la facilidad para conseguir el material que se usa, hacen de esta disciplina la más difundida de las especialidades atléticas. La carrera ayuda al un desarrollo más armónico del organismo. Además del trabajo activo de los grupos musculares de piernas, brazos y tronco, en la carrera tiene lugar una completa participación de los diversos aparatos y sistemas del cuerpo humano, principalmente del cardiocirculatorio. También desarrolla la resistencia, fuerza, velocidad, sensibilidad espacio-temporal y la fuerza de voluntad. Y a nivel social, nos ayuda a aprender a tener un horario, seguir un plan de entrenamiento, participar en actividades de grupo, aprender hábitos de higiene y alimentación sanos, a ser metódicos y constantes y doblegar sus inclinaciones hacia la pereza o el absentismo, son grandes objetivos que se consiguen alcanzar por medio del entrenamiento.

En el siguiente artículo, hablaré sobre la técnica de carrera.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

0

No hay productos en el carrito.

Enter your search & hit enter